(No) escribiendo la crónica cultural

¡Aaaaah! [leer como grito de desesperación, no de sorpresa ni espanto]
¡¡¡Me está costando mucho la crónica cultural de la muestra de Walsh!!! Creo que no sé hacerla. Primero: no tengo bien claro qué es una crónica cultural. Debe diferir en algo de las crónicas que estuvimos haciendo, y supongo que necesita mayor trabajo descriptivo, dado que estamos hablando de algo que vimos. Segundo: hay muchos ingredientes extra que la profe pidió que agreguemos. A saber: citas de las paredes, datos biográficos, descripciones (imagen u objeto), cita de algún texto de o sobre Walsh (no de la muestra), y retomar un rasgo estilístico de la escritura de Walsh. Tercero: tengo una especie de bloqueo frente a la hoja en blanco. (Independientemente de qué es lo que tenga que escribir, y, no desesperen [¡?]: es algo temporal).
Probé distintos comienzos:
- el informativo: “Desde el 25 de abril, y hasta el 9 mayo, la Universidad de Quilmes aloja la muestra itinerante “Walsh, la sublevación de la palabra”. Es presentada por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata en recordatorio de los 31 años pasados desde la desaparición de este escritor. (…)”
- el experiencial: “No sé exactamente qué esperaba encontrarme cuando fui a visitarla por primera vez, pero por alguna razón me sorprendió lo que vi. Un laberinto. (…)”
- el que (intenta) imita(r) el comienzo de “Kimonos…”: “Aunque obviamente es equivocado, me fui con la sensación de haber conocido una parte de Rodolfo Walsh que estaba oculta. Sólo me había contactado con el lado intelectual de este personaje, y verlo en ciertas de las imágenes expuestas, me hizo sentir que espiaba algo que se suponía, era privado. (…)”
Pero la hoja indefectiblemente vuelve a su estado virginal. Me siento un tanto frustrada.
Él mismo aconsejó, en “Teoría General de la Novela”: “Ser absolutamente diáfano. Renunciar a todas las canchereadas, elipsis, guiñadas, a los entendidos o los contemporáneos. (…) Escribir para todos. Confiar en lo que tengo para decir, dando por descontado un mínimo de artesanía.”

1 comentarios:

Néstor Gabriel Muñoz dijo...

La profe nos recomendó leer esta entrada. La verdad que tenía razón. Está muy buena. Aproveché para mirar el resto y me di cuenta que todo el blog está muy bueno. Con respecto a tu última entrada a mí me pasa lo mismo, con todas las crónicas que escribí siempre lo que más me costó fue arrancar.

Publicar un comentario