Génesis de cuento según Rest

Hasta el Renacimiento, la originalidad narrativa del cuentista radicaba en su capacidad y habilidad de reelaborar las anécdotas tradicionales. El cuentista moderno, en cambio, se distingue por presentar sus historias como producto de su imaginación.
Medioevo, hasta el Renacimiento: el cuento tradicional posee naturaleza fáctica. Dos clases:
- la anécdota maravillosa: mayormente, en repertorio populares y anónimos (vidas de santos, historias de milagros);
- la realista: sucesos verosímiles y cotidianos, a menudo tratados con sentido cómico.
Época de transición: con el surgimiento de la burguesía y el avance de la secularización, se nota una actitud más realista y mundana, crece la elaboración poética, aparecen referencias concretas a la sociedad y sus costumbres y se pierde de a poco la ingenuidad.
Desde el siglo XIX: la novela moderna acaparaba el lugar de lo que antes era el realismo fáctico y la secularización reservaba para los relatos sobrenaturales el espacio de lo onírico e inverosímil. El relato breve se ubica entonces en una dimensión artística propia, lírica. La historia queda supeditada al discurso, en pos de los efectos procurados.
Definición de cuento según Edgar A. Poe (en 1842): “ficción en prosa cuya brevedad permite leerla de un tirón.”

Rest, Jaime: Estudio Preliminar, en "El cuento tradicional y moderno", Buenos Aires, Editores de America Latina, 1998. pp I-VIII.

0 comentarios:

Publicar un comentario