Historia 1, Historia 2

Esto es más complicado de lo que parece, y más si estamos usando de objetos de análisis a escritores tan sencillos como Rodolfo Walsh o Jerome D. Salinger.
Piglia plantea que un cuento siempre cuenta dos historias. La historia 1 es el relato superficial, de acceso inmediato, la 2 debe estar entretejida en la primera, de modo fragmentario. (Eso lo escribí en la entrada anterior) Agrego que aclara que la historia 2 da forma a la 1, y la define. "El efecto sorpresa se produce cuando el final de la historia secreta [la 2] aparece en la superficie". [Piglia, R.: "Tesis sobre el cuento", en Formas Breves, Temas, Buenos Aires, 1999. p.92]
Dicho eso, este es mi intento de desglose de las historias entretejidas en los siguientes cuentos (las palabras claves fueron “intento de”):
“Un día perfecto para el pez plátano” de J. D. Salinger:
- Historia 1: la preocupación de la familia de Muriel del daño que puede causar Seymour, los riesgos que corre la gente que lo rodea.
- Historia 2: la depresión de Seymour que eventualmente lo lleva al suicidio.
- Porqué: el diálogo que abre el problema del cuento expone la preocupación de la mamá de Muriel por las reacciones que pueda tener su yerno, Seymour. A partir de eso, como lectores estamos expectantes a lo que el hombre puede hacer, con la niña con la que juega, por ejemplo, y tememos por los que lo rodean. Sin embargo, como se puede comenzar a vislumbrar cuando Seymour narra la existencia de peces plátano, su problema está en él mismo. Pero eso recién lo vemos claramente cuando jala el gatillo.
“El hombre que ríe” de J. D. Salinger:
- Historia 1: los recuerdos del autor de sus días en el “Club de los Comanches”, el relato de “El hombre que ríe”.
- Historia 2: el desengaño amoroso de John Gedsudski, el Jefe; el fin de la inocencia.
- Porqué: leemos estas aventuras desde la percepción de un niño. Con él, queremos ver qué sucede en la historia del “Hombre que ríe” y nos intriga la aparición de esta nueva figura, la novia del Jefe. Sin embargo, lo que desata el desenlace abrupto, tanto de la historia del “Hombre que ríe”, como de la inocencia del niño (que cree invencible tanto al héroe ficticio como al Jefe) es el desengaño que se lleva este hombre con su novia.
“Fotos” de R. Walsh:
- Historia 1: las anécdotas de Jacinto Tolosa y sobre Mauricio Irigorri.
- Historia 2: la “genialidad” de Mauricio, la incomprensión, la soledad.
- Porqué: leemos estos fragmentos de la vida de Jacinto y de Mauricio casi como una sucesión de anécdotas, sin encontrar necesariamente un significado claro en cada una. Pero a través de ellas se teje una trama de incomprensión, soledad y desamparo. Ciertos indicios van apareciendo, pero todo cierra cuando descubrimos el fin de Mauricio. Cada segmento del cuento era un paso hacia esta meta.
Imágenes: el pez plátano de elinternado.com, el hombre que ríe de corominasart.blogspot.com y fotos de continuum.utah.edu

1 comentarios:

María del Mar dijo...

Es interesante lo que planteás. Es posible que lo retome cuando, esta semana, haga las notas de lectora de los cuentos. Por lo pronto, ya conseguí el que mencionás de Hemingway para leerlo (se llama "Big two-hearted river").
[Me gustaría saber quién sos y cómo llegaste a este blog, si no te molesta.]

Publicar un comentario