Pequeñas alegrías cotidianas

¡Hoy encontré unos auriculares que andan! ¡Los dos oídos!
Porque viste cómo es, ¿no? Siempre hay uno que deja de funcionar y una cae en las oscuridades del mono audio.

0 comentarios:

Publicar un comentario