Las cosas que me pasan a fin de año

Soy una persona de listas, incluso de las que agregan cosas que hice sólo para tacharlas y sentirme realizada. Así que, cuando llega fin de año me aparece una lista mental enorme y empiezo a buscar ítems para tachar... el problema es que nunca son muchos. Antes, a fin de año escribía literalmente la lista del año siguiente. Tanto me deprimía releerla el fin de año siguiente que suspendí la tradición. Pero bueno, a fin de año repaso objetivos y me enojo un poco conmigo misma.
Segunda cosa que experimento a fin de año es un odio indisimulable contra muchos personajes que venían cayéndome bien. Los cínicos, los creídos, los aprovechados, los ignorantes por elección y los negligentes suelen ser el blanco de mi intolerancia diciembrística.
También quiero juntarme con mucha gente que hace mil años no veo y de pronto no quiero terminar el año sin ver. ¿Qué diferencia hay entre verlos el 31 o el 1º? Ninguna, ¡pero necesito hacerlo en el año actual!
Relacionado con el tema de las listas, empiezo a hacer cosas que debería haber hecho durante el año con tanta energía y empeño que me creo que hasta capaz las termino este año. (Lo cual, no, nunca sucede)
También hago comparaciones. Qué cosa fea, pero no lo puedo evitar. Lo que comparo es la que era el año pasado a esta altura y la que soy. Siempre pierdo puntos de ingenuidad y gano puntos en cinismo :/ (Lo cual lleva a que no me tolere) También gano edad, que tristeza. Pero con eso viene experiencia y me da esperanza de vivir mejor el año que viene.

Y a fin de año vienen las fiestas, y el intercambio de buenos deseos porque termina este período cuasi arbitrario de días que consideramos significativo por alguna razón; y me alegra que se reúnan la familia y los amigos, sea física o sentimentalmente. Los seres queridos hacen que cada año valga la pena y que crezcan las ganas de aprovechar al máximo la vida que tenemos. Las reuniones de estas fechas me encantan.
Y particularmente, este año 2011 trajo muchas cosas complicadas y no puedo evitar tenerle fé al cambio de número en el almanaque, para que signifique más que un seguimiento de cuentas milenarias y traiga magia para todos.
PD: Para súper magia, hagan clic acá!

0 comentarios:

Publicar un comentario